Tata Xenon, potencia para cualquier trabajo
Tata Xenon, potencia para cualquier trabajo


Una pick up que destaca por su brioso motor, alto estándar de equipamiento y una atractiva estética son parte de los atributos del modelo con que la marca se presenta en Chile.

1. Introducción: El candidato
Nada de lavados de cara, ni de timoratos pasitos en busca de un lugar bajo el sol: TATA Motors ha decidido lanzar una apuesta de impactante efecto en el emergente segmento de las pick up. Y, para ello, lanza un vehículo totalmente nuevo y cargado de poderosos atractivos: la Tata Xenon, una camioneta que, por estilo, prestaciones y relación valor/precio, está llamado a marcar nuevos referentes.

Los ingenieros de TATA Motors lo tenían claro: para no ser uno más, era preciso dar un auténtico golpe de efecto en un mercado como el chileno, en el que -si algo sobra- es oferta. El camino sólo era uno: brindar un producto estéticamente vanguardista, cuyas prestaciones pudieran competir con el mejor de sus rivales, cuyo confort superara a la gran mayoría y cuya relación valor/precio se convirtiera en el argumento definitivo. De esta manera, nace la nueva Tata Xenon, una pick up nueva en todos los aspectos y que, a buen seguro, cautivará a los amantes de estos especiales automóviles.

Al hablar de la Xenon, la primera gran novedad es estética. Se trata de un modelo innovador, pero pensado en cumplir con honores todo tipo de labores. Sin descuidar su estilo, presenta todas las condiciones y características para hacerla un ejemplar de trabajo duro y que responde ante cualquier exigencia.
Antes de diseñar el nuevo Tata Xenon, se ha efectuado un profundo estudio de la competencia y de las demandas de los clientes de este tipo de automóviles en importantes mercados de Europa.
El resultado es un automóvil de líneas rotundas, al tiempo que suaves y fluidas, en las que se busca una continuidad a lo largo de toda la carrocería del automóvil. De esta manera, se logran aunar tres de los objetivos estéticos primordiales en una pick up: poder, robustez y modernidad.

El frontal del Tata Xenon es toda una declaración de principios. Nos anuncia claramente que nos encontramos ante un vehículo de última generación, poderoso, potente y capaz de superar cualquier dificultad.
El paragolpes, integrado, alberga la toma de aire complementaria para la mecánica y los faros antiniebla. Su elevada línea aumenta la sensación de poder. Las ópticas delanteras son ahora carenadas, albergando bajo un mismo cristal los faros y los intermitentes. La parrilla cuenta con tres brazos transversales en negro, lo que le aporta un toque de deportividad. El logo de la compañía preside la misma.

El perfil de la Xenon se corresponde más al de un SUV de alto estándar que al de una pick up destinada, especialmente, al trabajo. La suavidad de las formas del frontal y la gran inclinación del parabrisas le garantizan una excelente penetración aerodinámica, con las ventajas añadidas que comporta en lo tocante a consumos y a ruido. Los pasos de rueda sobredimensionados, la línea ascendente de la cintura y las llantas de aleación –en el caso de la versión con tracción en las cuatro ruedas- confieren un aspecto sumamente dinámico y deportivo al conjunto.

En la zaga, el principal esfuerzo se ha centrado en brindar un amplio y cómodo acceso a la zona de carga. Las ópticas se alinean verticalmente a los lados de la misma, ofreciendo una gran luminosidad para permitir ser vistos en cualquier circunstancia.
La tercera luz de freno se ubica en la parte frontal superior del portón, justo por encima del tirador.
Al pasar a su interior, el Xenon sorprende por su espacioso habitáculo, por su cuidada terminación y por el confort que ofrece a sus ocupantes, más propio de un SUV destinado, principalmente, al ocio que de un vehículo de trabajo.
Un factor determinante en un vehículo que, en la mayoría de los casos, será partícipe de nuestro trabajo, es su capacidad de carga, algo que coloca a la Xenon en vanguardia de su clase, al superar con creces la tonelada.

Pero para poder mover con soltura semejante carga, la Tata Xenon precisaba un poderoso propulsor. Para ello, los ingenieros de la marca han desarrollado el nuevo propulsor turbodiésel de 2.2 litros, dotado de inyección directa por raíl común, culata de cuatro válvulas por cilindro y turbocompresor con intercooler. El sistema de inyección directa ha sido desarrollado por la marca, en colaboración con Delphi.
Gracias a este compendio de tecnología avanzada, este propulsor alcanza los 140 CV a 4.000 rpm, con un torque máximo de nada menos que 320 Nm (32,6 mkg) entre 1.700 y 2.700 rpm. Y lo que es aún más destacable, supera con creces las normativas anticontaminación que llegarán a Chile en los próximos años, y ofrece unos consumos sumamente contenidos en todo tipo de terrenos.

La caja de cambios es manual, de cinco relaciones. Su tacto resulta sumamente preciso y el escalonamiento entre marchas permite extraer el máximo de las bondades del motor.
Para los clientes que precisen un vehículo para circular casi exclusivamente por carretera o ciudad, la marca ofrece una versión dotada de propulsión trasera. Ésta brinda las ventajas de un menor peso –que se traduce de manera inmediata en consumos inferiores y en menor desgaste mecánico- y de una carga menor en cuanto a componentes mecánicos se refiere. Y para aquellos que deban salir constantemente al campo, se dispone de una avanzada versión dotada de tracción total a tiempo parcial y reductoras. En esta versión, el vehículo funciona normalmente como un propulsión trasera, pero cuando así se precisa, el conductor puede pasar a tracción total manualmente y sin detener la marcha. Del mismo modo, y si el terreno es sumamente complicado, se puede optar por insertar las reductoras, que permitirán a la Tata Xenon superar grandes dificultades orográficas sin problemas.

Gracias a los nuevos métodos de soldadura empleados y a la superior calidad del acero, la nueva Tata Xenon brinda una rigidez estructural más de un 20 por ciento superior a la ofrecida su antecesora, lo que le permite competir sin complejos en todo tipo de terrenos con los mejores competidores de su categoría. Así, se consolida como una fiel compañera de labores en las más inhóspitas circunstancias.
Complementa a esta excepcional rigidez estructural un cuidadoso esquema de suspensiones, de doble brazo con barra de torsión en las ruedas delanteras y de ballestas en las traseras.

Otro dato a destacar es la gran capacidad todo terreno del Xenon, debida a sus impresionantes ángulos de ataque y salida (24º y 21º respectivamente), así como a su elevada distancia al suelo (200 mm) y al excepcional funcionamiento del sistema de tracción total de esta nueva y atractiva pick up.
La seguridad ha sido objetivo primordial en el diseño de esta camioneta. La carrocería ha sido especialmente diseñada para brindar la máxima resistencia a los impactos, al tiempo que se le ha dotado de áreas de deformación programada. Las dos puertas disponen de barras antiintrusión y las ruedas cuentan con topes que impiden que penetren en la carrocería en el caso de un impacto frontal. La columna de la dirección es colapsable, evitando producir lesiones en el conductor en el caso de un impacto frontal.
El Xenon monta un poderoso equipo de frenado, con discos ventilados en las ruedas delanteras y tambores autorregulables en las traseras. De esta manera, la Tata Xenon brinda una excepcional capacidad de frenada y una excepcional resistencia al fading, aún a plena carga.

Y para completar una gran oferta, el Tata Xenon dispone de un equipamiento muy completo, en el que se cuenta con un magnífico equipo de sonido con CD y lector de MP3, dirección asistida, volante regulable en altura, cierre centralizado, espejos retrovisores exteriores regulables eléctricamente y muchos detalles más propios de un vehículo recreacional que de un perfecto aliado de trabajo, y sobre todo, con una relación valor/precio que pueden convertirle en auténtico protagonista en su segmento.
La nueva Tata Xenon está ya disponible en toda la red de concesionarios de TATA MOTORS.

Ver Galería Tata Xenon